KARL NEW YORK MERCER STREET KARL LAGERFELD REVIEW

KARL

NEW YORK

MERCER STREET

Salida: Limón, Pimienta, Albahaca

Corazón: Geranio, Jazmín, Ruibarbo

Fondo: Almizcle, Vetiver, Maderas, Algodón

Para mí el lanzamiento real de verano como concepto e intenciones veraniegas de refresco, que en lo personal me han supuesto un punto de inflexión con respectos a los conceptos de la firma mucho más densos y no tan joviales y refrescantes.

En un eau de toilette completamente divertida, alejada de las seriedades y excentricidades de su alma máter lleno de barroquismo conceptual elevado a la enésima potencia tan fuerte como su propio ego.

Alejándome de la imagen del propio Karl Lagerfeld y de mis prejuicios concebidos he de decir que tanta vitalidad y chispa juvenil me han roto tanto los esquemas que me han hecho literalmente hacerles la hola a Interparfums por un concepto tan sumamente bonito, lleno de energía vibrante. Como hacía tiempo no sentía dentro de los conceptos de las eau de toilettes al más puro estilo.

Encima con un concepto pensado, he ideado para un hombre completamente cosmopolita, que gusta del buen vestir, de los aires limpios, florales blancos de altas intensidades cítricas, y con un toque sport distintivo en los conceptos de estas fragancias.

Salida altamente cítrica pero engañosa las flores blancas de azahar, nerolí y el pettitgrain auténticamente espectacular en su recreación da una sensación tan sumamente italiana y distinguida que hacen subir la moral de la persona más deprimida un baile de moléculas que van engastadas de la mano de una albahaca delirante con unas sensaciones etéreas olfativas muy alcohólicas que hacen sentirla desde la evaporación de sus aceites esenciales, y no desde un plano tan fresco como en una maceta obrando una magia delicada de sensaciones verdes, compactadas desde la tibieza de una pimienta delicada nada invasiva, y que es una compañera ideal de viaje.

Han conseguido recrear de una forma eficiente un paseo entre naranjos, y limoneros repletos de flor de azahar mezclados con el aroma de la madera, las ramas y hojas de un aceite esencial como es el pettitgrain que se extrae precisamente de ellas.

El corazón es delicado, nada contundente, pero de una belleza sublime que merece su hombre y el homenaje que se le hace a Mercer Street en New York.

Unas sensaciones verdes muy delicadas pero lo suficientemente matizadas como para que el jazmín cobre protagonismo conforme se ejecute el secado de la fragancia que se hace efectivo en unos 15 minutos y es mucho si tenemos es cuenta que pudiera ser una fragancia que no durara mucho pero que en realidad aguanta perfectamente en condiciones de calor extremo como es el caso de ahora cinco horas perfectas.

El jazmín va jugando con las moléculas artificiales de iris, y lirio de los valles de una altísima calidad para ir consiguiendo de una forma gradual y conforme van cogiendo protagonismo las notas de fondo de una manera sutil pero sin quitar protagonismo a una sensación limpia y pulcra recreando una sensación de algodón etéreo e impecable lleno de matices que hacen reflejar el espíritu de su creador trabajando los tejidos.

Una limpieza que viste al hombre le llenan de empaque sin tener en cuanta en absoluto edades ni clases sociales.

Rica en almizcles florales limpios que no endulzan en absoluto hasta embriagar, lo que hacen es engalanar la fragancia y enriquecerla con sutiles matices endulzados de una forma completamente floral cubriendo la riqueza olfativa del vetiver y compensando las maderas implícitas en la composición.

Para mi, la firma se ha puesto en la piel de la necesidad actual de dinamismo, y vitalidad necesaria en esto momentos, y ha sabido captar de forma precisa que no todo son densidades, ni duraciones extremas, para saber que se lleva una fragancia de una calidad altísima, a un precio realmente comedido, que si bien no es versátil, por carecer de nocturnidad, desde luego se ha vuelto en un básico imprescindible en cualquier época del año, y e un eau de toilette que no puede faltar en el día a día del hombre de actual y moderno.

Ingredientes:

Ethylhexyl Methoxycinnamate:

Absorbente cosmético UV.

Ethylhexyl Salicylate:

Suave, similar a una orquídea. Estabilizador UV. Tiene un ligero aroma a orquídea, pero se usa principalmente en fragancias para mejorar la estabilidad UV, reduciendo los cambios de color y olor debido a la exposición a la luz.

Butyl Methoxydibenzoylmethane:

Ingrediente soluble en aceite utilizado en productos de protección solar para absorber el espectro completo de los rayos UVA y un derivado de dibenzoilmetano.

BHT:

Uso: Antioxidantes y conservantes para fragancias y sabores.

Olor: Alcanfor fenólico suave.

Citric Acid:

Quelante aclarante de los aceites esenciales que por estar depositados en bidones se hace necesario retirar los restos de hierro.

Linalool:

Limón, naranja agria, y floral dulce. Aporta un fresco pettitgrain floral, matiz de madera de rosa, y bergamota. Se usa en composiciones de perfumes de casi todos los tipos y niveles de precios. Es una sustancia floral, y una de las bases del Lirio de los Valles (Muguet).

Limonene:

Cítrico con matices de mandarina, apio, y aceite de limón.

Alpha Isomethyl Ionone:

Floral aceitoso dulce de tenacidad moderada. Se utiliza en muchas fragancias florales, particularmente Orris (Iris). Se funde con y apoya acordes amaderados, correosos y orientales.

Citronelal:

Floral, rosado, dulce, cítrico con matices de terpeno graso verde.

Citral:

Fresca, jugosa, cáscara de limón, con un dulce matiz verde picante.

Eugenol:

Dulce, picante, parecido al clavo, amaderado, con notas fenólicas de jamón y tocino y matices de canela y pimienta de Jamaica.

Geraniol:

Nota rosa, metálico, citronela, nota de pera. Grado económico para jabones, detergentes, ambientadores, etc.

Deja una respuesta